Puesta en escena de Sánchez para defender que su gobierno de coalición está ‘cumpliendo’

Pedro Sánchez durante la presentación del informe ‘Cumpliendo’. B. PUIG DE LA BELLACASA

El presidente Pedro Sánchez compareció para hacer balance del primer año del gobierno de coalición y lo hizo satisfecho con el trabajo realizado. “Vengo a rendir cuentas ante la ciudadanía”, dijo antes de empezar su comparecencia. En ella desgranó las cifras de los compromisos adquiridos (1.238) y el porcentaje de su cumplimiento (el 23,4%). Durante el próximo semestre el Gobierno prevé llegar hasta el 32,6%.

El informe de rendición de cuentas ha sido bautizado con el inductor nombre de Cumpliendo, que ya aporta en su mismo título una valoración interesada del ejercicio del gobierno. “Apostamos decididamente por la transparencia”, aseguró el presidente sobre uno de los puntos que más críticas han generado durante esta legislatura.

En la elaboración del informe ha participado un grupo de nueve asesores externos entre los que estaban el filósofo Daniel Innerarity o el catedrático de Ciencia Política Manuel Villoria.

Sánchez resumió este accidentado año destacando la reacción de su gobierno ante las dificultades planteadas por la pandemia. Entre las medidas puestas en marcha por el Ejecutivo, el presidente hizo hincapié en la enorme inyección de dinero que se ha transferido a las Comunidades Autónomas y a su preocupación por aplicar políticas sociales que atenuaran el impacto de la crisis sanitaria y económica. En ese apartado incluye la implantación del Ingreso Mínimo Vital, una iniciativa que calificó de “histórica” pero que, si se ha distinguido entre la ciudadanía, ha sido por su polémico y deficiente funcionamiento.

Sobre el eventual éxito del plan de vacunación, se mostró confiado: “Muy pronto habrá más ciudadanos vacunados que contagiados”.

Los puntos relevantes

En un larguísimo discurso (más largo que lo que ocuparía la propia lectura del informe, de 40 páginas), Sánchez recalcó que la llegada de la COVID-19 no ha afectado a las obligaciones acordadas con sus socios de gobierno. “La pandemia no nos ha frenado —aseguró—. Al contrario, ha acelerado la acción del gobierno en el cumplimiento de sus compromisos”.

Entre estos, los más relevantes, destacados por el presidente en su alocución, son:

  • La aprobación de los Presupuestos Generales (“apoyados por el mayor número de partidos de nuestra democracia”).
  • La subida del salario mínimo interprofesional.
  • La regulación del teletrabajo.
  • La derogación del despido por ausencias justificadas.
  • La revalorización de las pensiones conforme al IPC (“o incluso superior para las pensiones mínimas”).
  • La aprobación de una nueva ley de educación (“para garantizar la excelencia pero también la equidad, situando la educación pública en el corazón del sistema”).
  • El aumento de un 22% en la partida presupuestaria destinada a las becas.
  • La ley de eutanasia.
  • La ley del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (“vinculados con grandes corporaciones que hoy no pagan impuestos”).
  • La regulación de la publicidad de los juegos de azar.
  • El nuevo Plan estatal de vivienda 2018-2021 para impulsar el alquiler asequible y la rehabilitación.

“Vinimos para cambiar las cosas y estamos cumpliendo con esos objetivos de transformación”, enfatizó el presidente.

Respecto a las políticas de Igualdad, Sánchez anunció un cambio legislativo en el que ya están trabajando: la actuación “frente a [de momento prescindió de la preposición más contundente, contra] las agencias que ofrecen la práctica de vientres de alquiler”.

Un nuevo mecanismo de control

Sobre este análisis público de los compromisos adquiridos por el Gobierno, Sánchez no escatimó en grandilocuencia: “Estamos a la vanguardia en la rendición de cuentas en el mundo”. Esta herramienta de seguimiento y estudio de las políticas gubernamentales permanecerá en el futuro. Los informes, según el presidente, contarán con la participación de expertos y expertas independientes. En cualquier caso, y a tenor de lo visto, no se espera que incluyan nada muy diferente a lo ya analizado en los debates semanales de control al gobierno ni al anual debate sobre el Estado de la Nación.

Durante la rueda de prensa posterior a su comparecencia, el presidente consideró que el gobierno de coalición “sale más fuerte y más unido” de un año muy difícil y espera que esta asociación con Unidas Podemos sea “larga en el tiempo”. Criticó también el bloqueo del Partido Popular de la renovación del Consejo General del Poder Judicial (llegando incluso a dudar del verdadero espíritu constitucional de la formación conservadora) y calificó el discurso navideño del Rey de “valiente”.

Sobre otro de los temas candentes, el hipotético indulto a los políticos catalanes presos, Sánchez fue claro sobre la sensibilidad del gobierno: “No ocultamos nuestras intenciones. Este es un gobierno que apuesta claramente por el reencuentro, la reconciliación y la convivencia en Catalunya. Es muy importante superar episodios aciagos que sonrojan al conjunto del país. Cuando hablamos de Catalunya, nadie está libre de culpa. Todos hemos cometido errores. Tenemos que aprender de ellos y encontrar un espacio de reencuentro. Eso es lo que quiere la ciudadanía catalana”.

Este artículo se publica gracias a
miles de personas como tú.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que rechaza los anuncios del Ibex35, la publicidad que cosifica a las mujeres y los publirreportajes encubiertos.

Desde 2012 apostamos por el periodismo de investigación, los análisis y la cultura. Y sobre todo apostamos por ti, por informar sobre los temas que te preocupan.

Ayuda a financiar el periodismo que te representa. Haz una donación desde 5 euros.

Haz una donación

Deja un comentario