Más de 140 asociaciones lanzan una iniciativa legislativa popular para pedir un plan de cuidados paliativos

Laura DanieleLaura Daniele

Madrid
Actualizado:

Guardar

A pocos días de que el Senado inicie la tramitación de la ley de eutanasia, más de 140 organizaciones han acordado lanzar una iniciativa legislativa popular (ILP) para pedir al Gobierno un plan integral de cuidados paliativos. Esta fue una de las propuestas que surgieron este viernes durante la celebración de la primera Asamblea por la Vida, la Libertad y la Dignidad.

Esta plataforma nació por iniciativa de una serie de asociaciones pro vida con motivo de la tramitación de la ley de eutanasia. Aunque ese fue su detonante, su objetivo es «unir los esfuerzos» de buena parte de la sociedad civil para dar respuesta al «proyecto de destrucción social» puesto en marcha por el Gobierno de coalición a través de una batería de leyes, como la eutanasia, la Ley Orgánica de Modificación de la LOE (Lomloe), la reforma del aborto, la ley de memoria democrática, de transexualidad e, incluso, de libertad de conciencia.

Entre sus promotores se encuentran la Asociación Católica de Propagandistas, Cristianos en Democracia, la Federación Española de Asociaciones Provida, e-Cristians, el Foro Español de la Familia, la Fundación Villacisneros y la Federación Europea One of Us. Sin embargo, su objetivo es que puedan unirse aquellas organizaciones y sociedades académicas, médicas, éticas y científicas que se sientan indentificadas con la defensa de la vida, la libertad y la dignidad de las personas.

«Lo que debería existir es un listado de objeción de conciencia inverso para que sean los médicos dispuestos a matar lo que se signifiquen», asegura el presidente del Colegio de Médicos de Madrid

Durante el encuentro virtual celebrado este viernes, sus representantes denunciaron que con la regulación del «derecho a morir» como una prestación más de la sanidad pública, el Gobierno«ignora el sentir de gran parte de la sociedad». «Ignora las necesidades de los enfermos que se encuentran en esa situación de vulnerabilidad y fragilidad y las de sus familias», denunció Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP).

«Cuidados insuficientes»

Cerca de 80.000 personas mueren cada año en España sin recibir los cuidados paliativos que necesitan. Ante esta «atención insuficiente», la iniciativa legislativa popular pretende presionar al Parlamento para evitar que la «única alternativa de los enfermos» sea la eutanasia. La medida, que ya cuenta con 15.000 firmas, deberá reunir al menos 500.000 para poder llegar al Congreso, explicó el director de Cristianos en Democracia, Daniel Fernández.

Ante la «nula esperanza» de que el Gobierno dé marcha atrás con su «prestación de ayuda a morir», el presidente del Colegio Médico de Madrid, Manuel Martínez Sellés, urgió a los profesionales sanitarios y a toda la sociedad en general a estar «muy vigilantes». Tras recordar que la eutanasia no es un acto médico», el catedrático de Medicina explicó que las autoridades no tienen por qué conocer los nombres de los médicos que se niegan a practicar la eutanasia, ya que ese listado de objetores de conciencia «puede volverse en contra» de los propios facultativos en un contexto de precariedad laboral. «Lo que debería existir es un listado de objeción de conciencia inverso para que sean los médicos dispuestos a matar lo que se signifiquen», apuntó.

«Debemos trabajar para que la las residencias de mayores no asuman la aplicación de la ley», afirmó el Josep Miró i Ardevol, presidente de E-Cristians

El jefe de la sección de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid también se opuso a que sean los médicos quienes ejecuten la llamada «prestación de ayuda a morir». «Los médicos no somos verdugos, estamos para paliar los sufrimientos de los pacientes, por lo que habría que buscar a otro tipo de profesional que se dedique a matar a los pacientes», apuntó.

El presidente de E-Cristians, Josep Miró i Ardevol, pidió a las asociaciones que trabajen para promover que los ciudadanos incluyan «explícitamente en sus testamentos vitales que no aceptan la eutanasia y exigen cuidados paliativos» y para que «las residencias de mayores no asuman la aplicación de la ley». Jaime Mayor Oreja, presidente de la Federación One of Us, agradeció, por su parte, el «esfuerzo de unidad» de todas las asociaciones asistentes al encuentro y les pidió perseverar en ello ante «un reto decisivo como la defensa de la vida, la libertad y la dignidad de las personas».

Ver los
comentarios

Deja un comentario