La Fiscala pide la pena mnima de seis meses al hombre que ayud a morir a su mujer con esclerosis y dice que apoyar el indulto

Actualizado

El Ministerio Pblico aplica al marido de Mara Carrasco las atenuantes de confesin y la de parentesco


As fue el suicidio de Mara Carrasco

  • Eutanasia.

    El hombre que ayud a morir a su mujer lanza su mensaje: «A m no me lleg la eutanasia, que sea por los dems»

  • Tribunales.

    El suicidio asistido de Mara Jos Carrasco seguir en un Juzgado de Violencia sobre la Mujer tras rechazar un recurso el Supremo

Est en el Cdigo Penal y no queda ms remedio que acusar. Pero lo menos posible y con el anuncio de que respaldar el indulto. La Fiscala ha presentado el escrito de acusacin en el que pide seis meses de crcel para ngel Hernndez Pardo, el hombre que en abril del ao pasado ayud a morir a su mujer, que estaba en una fase avanzada de esclerosis mltiple, una enfermedad degenerativa.

El representante del Ministerio Pblico le imputa un delito de cooperacin al suicidio. A continuacin, anuncia que, «para el supuesto de que se dictase sentencia condenatoria y se tramitase expediente de indulto, el Ministerio Fiscal, atendidas las circunstancias concurrente en el presente caso, emitir informe favorable». La pena tan reducida se debe a las previsiones legales para asistencia a enfermos en situacin extrema y a la aplicacin de dos atenuantes: la de confesin y la de parentesco.

El Cdigo Penal castiga la asistencia al suicidio con penas que van de dos a 10 aos. Sin embargo, precisa que se podr bajar en uno o dos grados -lo que equivale a la mitad o la cuarta parte- en los casos en los que se «causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la peticin expresa, seria e inequvoca de ste, en el caso de que la vctima sufriera una enfermedad grave que conducira necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difciles de soportar».

La Fiscala hace esa rebaja, adems de tener en cuenta las atenuantes, y deja la pena en la cuarta parte de esos dos aos de prisin mnima previstos. Al tratarse de una condena inferior a dos aos, de imponerse no supondra el ingreso efectivo en prisin.

El escrito recuerda que la ltima vez que la fallecida fue vista por un mdico fue el 2 de abril de 2019 y que «en ese momento solo poda comunicarse con monoslabos, pero comprenda lo que le decan y mantena ntegramente sus facultades intelectivas y volitivas». En vista de la situacin, e «incapaz ver poder seguir viendo sufrir a Mara Jos, desamparado por la falta de ayudas institucionales, y por las peticiones continuadas, serias, expresas e inequvocas de esta, el Sr. Hernndez decidi finalmente ayudar a Mara Jos a poner fin a su vida». As que, «consciente de que nadie ms iba a ayudar a su mujer en el proceso de ingesta del pentobarbital sdico y que ella, por su estado, no poda hacerlo sola», acord con aquella la forma en que la ayudara.

Sobre las 10:00 horas del da 3 de abril del 2019, «estando solos en su domicilio, ngel, con la intencin de cumplir el deseo de Mara Jos, que estaba inmovilizada en su cama, verti el pentobarbital sdico que tenan en un vaso con una pajita y se lo acerc a la boca, siendo la Sra. Carrasco la que lo ingiri con la pajita. A los 10 minutos el pentobarbital sdico provoc la muerte de Mara Jos por una intoxicacin aguda que provoc una depresin respiratoria y neurolgica en ella».

A continuacin, el acusado llam a emergencias para contar lo que haba ocurrido y aguard a la llegada de la Polica. «No solo relat todo lo ocurrido, sino que adems aport toda la documentacin y vdeos sobre los hechos que tena en su poder. Documentos estos que redujeron muy notablemente las gestiones para el esclarecimiento de los hechos», explica el fiscal para respaldar la rebaja de condena.

El fiscal relata los desvelos del acusado para atender a su mujer cuando esta empez a necesitar la asistencia de una persona «para todas las actividades bsicas de la vida diaria». El marido «solicit una reduccin de jornada laborar para atenderla» y, a partir de ese momento, «se dedic en exclusiva al cuidado de su mujer». Adems, acondicionaron la vivienda para eliminar las barreras arquitectnicas.

El escrito de acusacin resalta el «nulo» apoyo que el matrimonio recibi de la Administracin, pese a que en 2007 el acusado pidi «reiteradamente» ayudas para el cuidado y el tratamiento de su mujer. Solicit una residencia especfica para enfermos de esclerosis, «denegndosela la Consejera de Familia y Asuntos Sociales». En 2009 se le reconoci a la enferma derecho al Servicio de Atencin Residencial. «Sin embargo, y pese al reconocimiento, nunca se le lleg a prestar el servicio reconocido, siendo el Sr. Hernndez la persona que tuvo que asumir l solo todas las responsabilidades del cuidado, lo que le gener un profundo sentimiento de desamparo y abandon» explica el representante del Ministerio Pblico.

A partir de 2014, «en pleno uso de sus facultades intelectivas y consciente por ello de las consecuencias de ello», la mujer transmiti a varias personas que deseaba morir. El matrimonio se puso en contacto con la asociacin Derecho a Morir Dignamente» donde recibieron asesoramiento. «A pesar del avance de la enfermedad, el nulo apoyo de las administraciones y la firme voluntad de Mara Jos de poner fin a su vida, el Sr. Hernndez intentaba disuadirla o cuanto menos retrasar el momento», subraya la Fiscala.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja un comentario