Arrimadas jalea a los suyos para que no se «rindan» y marca distancias con el PP

  • La presidenta de los naranjas subraya que su partido «sigue siendo necesario para España»

  • Acusa a Casado de haber estado siempre protegido bajo «el ala» del PP y no tener experiencia en la vida real

Después de casi un año y medio de confinamientos domiciliarios y restricciones por el covid-19, Inés Arrimadas pudo pronunciar este domingo su primer discurso de calado ante afiliados y dirigentes de Ciudadanos, el partido que preside desde marzo de 2020, justo cuando estalló la pandemia. Arrimadas ha organizado este fin de semana una convención política en Madrid para intentar levantar el ánimo a una formación que ha encadenado derrotas electorales (Galicia, País Vasco, Catalunya y Madrid) desde noviembre 2019, cuando se hundió hasta los 10 escaños en el Congreso de los Diputados, y también ha sufrido el acoso y derribo por parte del PP, ansioso de captar a sus altos cargos.

«El futuro no está escrito. Huid de los cenizos y pesimistas», pidió a altos cargos y afiliados

Los militantes naranjas han podido escuchar testimonios que les han inyectado algo de optimismo. Sobre todo ha impactado, como admitió Arrimadas, el caso del Partido Democrático Libre (FDP, en su sigla en alemán). Esa formación liberal se hundió en las elecciones de 2013, perdiendo los 93 diputados que tenía en el Parlamento alemán, pero cuatro años después resucitó ganando 80 escaños. La presidenta de Cs reclamó a los suyos que hagan como sus colegas germanos, que en vez de sentarse a lamerse las heridas, como explicó el sábado el diputado Alexander Lambsdorff, se preguntaron si, pese al bache, seguían siendo necesarios para Alemania. «Aquí la respuesta es que no solo somos necesarios para España, somos imprescindibles y por eso estamos aquí, por esa convicción», clamó. «No vamos a parar hasta que esos principios liberales y las reformas se apliquen en el Gobierno de la nación. Una de nuestras señas de identidad es que no nos rendimos nunca. No se puede vencer a quien nunca se rinde«, continuó, un mensaje directo al PP, que sueña con «reconstruir la derecha» y aspira a integrarles.

La bandera ecológica

Sin embargo, en esta convención quedó claro que la fusión con el PP no está sobre la mesa. De hecho, la dirigente naranja lanzó varias pullas a Pablo Casado sin mencionarle por su nombre. «A nosotros ni nos han regalado un máster ni hemos estado toda la vida bajo el ala de un partido (…) Otros no saben lo que es una entrevista de trabajo ni lo que es sufrir», dijo en referencia a la polémica por los estudios del presidente de los populares y su carrera profesional, sin experiencia en el sector privado. «El futuro no está escrito. Huid de los cenizos y pesimistas», pidió a altos cargos y afiliados.

La dirigente de los liberales quiso marcar distancia ideológica con los «conservadores» del PP y aseguró que no son «liberales» como los de Ciudadanos porque los de Casado solo defienden «la libertad individual a trozos». Puso como ejemplos la ley de la eutanasia, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la ley trans y la gestación subrogada. Además, Arrimadas no quiere perder la bandera de la ecología y ha encargado al partido que concrete en los próximos meses su propio proyecto.

Obviando el malestar interno

Noticias relacionadas

En esta convención, Arrimadas ha preferido mirar hacia adelante y reconocer solo algunos errores (sobre todo en comunicación, el eterno responsable cuando las cosas fallan en los partidos). No ha querido pararse a coser las heridas internas que provocaron, en 2019, el ‘no’ a pactar con Pedro Sánchez y los pactos con Vox para entrar en los gobiernos de Andalucía, Murcia y Madrid. Las rencillas con los críticos Francisco Igea, vicepresidente de la Junta de Castilla y León, y Luis Garicano, ahora eurodiputado y antiguo responsable del área económica del partido, siguen ahí, pero, según fuentes de la dirección, la prioridad es «remontar el vuelo». En estas jornadas, a Garicano la dirección le encargó moderar una mesa redonda sobre Europa y, en su discurso de clausura, Arrimadas citó el buen trabajo de Igea en su puesto. Gestos para compensar esa falta de comunicación interna.

Las elecciones en Andalucía serán el próximo examen para Ciudadanos. Según el último barómetro trimestral del Centro de Estudios Andaluces, el partido naranja perderá apoyos, pero podrá mantener grupo parlamentario propio. Sin embargo, si esos datos se cumplen, el PP podrá elegir y podrá seguir presidiendo la Junta tanto con ellos como con Vox sin necesidad de reeditar la alianza de ahora, en la que los ultras apoyan al Gobierno de coalición que conforman populares y liberales.

https://www.elperiodico.com/es/politica/20210718/arrimadas-jalea-rindan-marca-distancias-pp-11920529?utm_source=rss-noticias&utm_medium=feed&utm_campaign=portada

Deja un comentario